Wrap Dress

¿Sabéis que es un vestido ‘wrap dress’?

En los años 70, Diane von Furstenberg inventó el Wrap Dress (vestido envolvente), un tipo de vestido que independientemente de otros rasgos como el largo, el tipo de mangas o el tejido, se diferencia del resto por su diseño cruzado y por su capacidad para estilizar sin importar la figura, altura y tipo de silueta.

El Wrap Dress se convirtió en un auténtico hito y llegó a vender cinco millones de unidades.

Es un vestido que se adapta perfectamente a todo tipo de cuerpos, incluso las mujeres embarazadas encontrarán en esta prenda la comodidad necesaria que tanto se agradece en esta etapa. 

Define la cintura, equilibra las caderas y acentúa el pecho. Además, su escote es tremendamente sofisticado. La abertura, puede ser más o menos amplia, y se adapta bien a todo tipo de tallas de sujetador.

A este vestido le vienen bien tanto los colores lisos, como los estampados. La variedad según las marcas es enorme: faldas asimétricas, diferentes longitudes de manga (tirante, corta, medio brazo, largo…), también puede más suelto, más ceñido, para el día, para la noche, para bodas, etc.

No es de extrañar que el Wrap Dress siga pegando fuerte 45 años después de su boom inicial.

Un Wrap Dress básico nos puede servir para muy diversas ocasiones por lo que para mí es una de las prendas básicas a tener en nuestro fondo de armario. La clave para acertar en cada ocasión está en la combinación que hagamos con los complementos.

Qué opináis?

Feliz día!!

Chapanga.

Las 5 formas corporales

Los cuerpos femeninos presentan diferentes formas y tamaños y eso es parte de lo que nos hace únicos!

Según diversos estudios el cuerpo se puede clasificar en 5 formas básicas. A través de tus medidas sabrás qué tipo de cuerpo tienes y te permitirá conocer cuáles son los cortes o prendas que mejor te quedan y más favorecen tu figura.

Cuando entiendes la forma de tu cuerpo, te permite tomar excelentes decisiones de vestuario y ¡comprar se convierte en una brisa! Tendrás enfoque y claridad, y gastarás tu dinero de manera mucho más eficiente. Curiosamente, comprarás menos, ¡pero encontrarás que tu guardarropa comienza a llenarse de prendas que te harán ver y sentirte lo mejor posible!

Estos son los 5 tipos más comunes de cuerpos:

1. Cuerpo triangular

Tienes una figura triangular (pera) si:

  • Los hombros son claramente más estrechos que las caderas.
  • Las caderas suelen ser anchas y muslos con bastante volumen.
  • Tiene caderas, nalgas y muslos más llenos
  • Tienes una parte superior del cuerpo más delgada que la parte inferior.

2. Cuerpo triángulo invertido

Tienes una figura de triángulo invertido si:

  • Los hombros son más anchos que las caderas.
  • Tienes hombros rectos y marcados.
  • Tienes poca definición entre tu cintura y tus caderas.
  • Tu mitad inferior es más pequeña que la mitad superior.

3. Cuerpo rectangular

Tienes una figura rectangular si:

  • Tienes los hombros y caderas en línea pero con la cintura poco definida.
  • Careces de redondeces, el pecho y el trasero suelen ser poco prominentes.
  • Tu busto, cintura y caderas son medidas similares.
  • Tiene una línea de hombro más recta.
  • Tiene una caja torácica bastante recta y plana.
  • Tienes muy poca definición de cintura.

4. Cuerpo curvilíneo

Tienes un cuerpo curvilíneo si:

  • Tienes el pecho y la zona central redonda.
  • En contraposición con el tronco, las extremidades pueden ser finas.
  • La cintura es igual de ancha que las caderas.
  • Tienes caderas y hombros equilibrados.
  • No tienes definición en la cintura.
  • Lleva peso alrededor de la barriga y la parte superior del cuerpo.
  • Tienes un busto generoso y hombros redondeados.
  • Tiene piernas bien formadas.

5. Cuerpo reloj de arena

Tienes una figura de reloj de arena si:

  • Los hombros y cadera están en línea y la cintura está bien definida.
  • Se le llama “Guitarra” en algunos casos cuando se es más contundente y/o redonda de formas.
  • Tus hombros y caderas son de una medida similar. Usas aproximadamente el mismo tamaño en la parte superior e inferior.
  • Tiene una cintura claramente definida y es curvilínea.

Una vez definidos los rasgos principales vamos a ir paso a paso por todas las partes del cuerpo comprobando sus proporciones.

Toma de Medidas y confección de ficha corporal:

Primero tenemos que medir cada una de la partes de nuestro cuerpo y compararlas para encontrar la proporción.

Las medidas que hay que tener en cuenta son las siguientes:

Brazos:

Hombros: mide desde la punta de uno de tus hombros y luego alrededor de ambos.

Busto: mide la parte más grande de tu busto y luego da toda la vuelta pasando por tu espalda. No presiones, la idea es que tu busto no se hunda.

Cintura: mide la parte más delgada de tu cintura, justo un poco por encima del cinturón.

Marca por debajo de la axila, la cintura y la cadera, luego mide y compara la distancia entre la axila y la cintura, y, entre la cadera y la cintura.

  • Cintura proporcionada: Si existe la misma distancia entre las medidas.
  • Cintura alta: Si obtenemos 2 cm. más de cadera – cintura que de axila-cintura.
  • Cintura baja: Si obtenemos 2 cm. menos de cadera-cintura que de axila-cintura.

Caderas: mide desde una de tus caderas (justo arriba del hueso de la cadera) dando la vuelta y pasando por la parte más abultada de tu trasero.

Y bien, después del ejercicio, ¿ya sabes cuál es tu tipo de cuerpo? 

Todos son bonitos. Cuando se trata de verse bien, lo que importa no es el tamaño o forma, es el ajuste de la ropa. Usar la ropa adecuada no debería ser seguir las últimas tendencias de la moda; debe tratarse de elegir lo que realmente nos conviene y lo que nos hace sentir cómodas y seguras.

Más adelante en un próximo post os hablaré de “10 Consejos rápidos” para cada tipo de cuerpo que nos ayuden a disfrutar de nuestro guardarropa más que nunca!

 ¡Estad atentas!¡Feliz sábado!

Chapanga.

 

Minimalismo: es hora de una revolución de estilismo personal

Llevo algunos meses muy interesada en el mundo del minimalismo. Uno de mis ToDo’s para este año es identificar lo esencial y aquello que realmente me hace feliz y eliminar todo lo demás.

En lo referente a la ropa me gustaría anteponer más calidad y menos cantidad y esto me lleva a no dejarme llevar por la moda rápida.

Se dice que la moda es una de las principales industrias contaminantes en el mundo en este momento. La rápida producción de contaminación se debe a la rápida producción de ropa, debido al aumento de la demanda de los clientes.

Cada año, el mundo en su conjunto consume más de 80 mil millones de artículos de ropa y la mayoría de estos artículos serán desechados algún día. Las personas consumen más y lo quieren por precios más baratos, creando una tendencia llamada moda rápida.

Últimamente se habla mucho en los medios en torno a los “males” de la industria de la moda, ¡y con razón! Esta industria es responsable de emitir más dióxido de carbono que las industrias de aviación y transporte comercial combinadas, y de liberar millones de microplásticos en nuestros océanos cada año.

También es conocido por ofrecer salarios y condiciones deficientes para los trabajadores de la confección. Un alarmante 63% de nuestra ropa está hecha de plástico, y el poliéster requiere petróleo crudo y mucha energía para su producción.

Se ha creado una cultura de descarte para nuestra ropa. Cuanto menos pagas por algo, menos lo valoras.

En España cada español compra unas 34 prendas al año y a su vez desecha de media de 10 a 14 kilos. Millones de artículos son enviados al vertedero cada semana.

Un cambio en nuestra actitud hacia nuestra ropa debe provenir de los consumidores, las grandes empresas y los gobiernos. Dudo que las marcas de moda se autorregulen en el corto plazo y los gobiernos requieren presión pública para impulsar la legislación.

Así que me pongo manos a la obra y os cuento reflexiones e ideas de cómo lo voy a hacer! Voy a intentar poner en práctica eso de que la ausencia hace crecer el corazón y ver si el cariño también funciona con la ropa!

¡Me encantará leer vuestra opinión!

  • He decido comenzar por educarme y dejar de comprar piezas de Fast Fashion. Las gangas = barato = tela delgada, mal transpirable y mal hecha.
  • Artículos de calidad versus cantidad.
  • Invertir en marcas de ropa sostenibles. Si quiero comprar algo nuevo, investigar y apoyar marcas de ropa verdaderamente sostenibles. Pueden ser especialmente excelentes para lo básico.
  • ¡Ser creativa y divertirme con los desafíos de vestuario cápsula!
  • Aprender más sobre cómo cuidar la ropa: almacenamiento adecuado, limpieza y arreglos de ropa.
  • Cuando necesite un artículo contemplar también la opción de los artículos de segunda mano.
  • Fomentar la mentalidad de que si no creo que lo voy a usar al menos 30 veces, no lo compre.
  • ¡Alquilar! Alquilar ropa para ocasiones es una excelente opción cuando sabes que solo lo necesitas para una vez. En lugar de que 30 personas compren un vestido que no volverán a usar, ¡un vestido para 30 personas!
  • Y recordarme que las prendas de vestir más sostenibles son las que ya poseemos.

Como Joan Crawford dijo “Cuida tu ropa, como los buenos amigos que son”.

Chapanga.