Minimalismo: es hora de una revolución de estilismo personal

Llevo algunos meses muy interesada en el mundo del minimalismo. Uno de mis ToDo’s para este año es identificar lo esencial y aquello que realmente me hace feliz y eliminar todo lo demás.

En lo referente a la ropa me gustaría anteponer más calidad y menos cantidad y esto me lleva a no dejarme llevar por la moda rápida.

Se dice que la moda es una de las principales industrias contaminantes en el mundo en este momento. La rápida producción de contaminación se debe a la rápida producción de ropa, debido al aumento de la demanda de los clientes.

Cada año, el mundo en su conjunto consume más de 80 mil millones de artículos de ropa y la mayoría de estos artículos serán desechados algún día. Las personas consumen más y lo quieren por precios más baratos, creando una tendencia llamada moda rápida.

Últimamente se habla mucho en los medios en torno a los “males” de la industria de la moda, ¡y con razón! Esta industria es responsable de emitir más dióxido de carbono que las industrias de aviación y transporte comercial combinadas, y de liberar millones de microplásticos en nuestros océanos cada año.

También es conocido por ofrecer salarios y condiciones deficientes para los trabajadores de la confección. Un alarmante 63% de nuestra ropa está hecha de plástico, y el poliéster requiere petróleo crudo y mucha energía para su producción.

Se ha creado una cultura de descarte para nuestra ropa. Cuanto menos pagas por algo, menos lo valoras.

En España cada español compra unas 34 prendas al año y a su vez desecha de media de 10 a 14 kilos. Millones de artículos son enviados al vertedero cada semana.

Un cambio en nuestra actitud hacia nuestra ropa debe provenir de los consumidores, las grandes empresas y los gobiernos. Dudo que las marcas de moda se autorregulen en el corto plazo y los gobiernos requieren presión pública para impulsar la legislación.

Así que me pongo manos a la obra y os cuento reflexiones e ideas de cómo lo voy a hacer! Voy a intentar poner en práctica eso de que la ausencia hace crecer el corazón y ver si el cariño también funciona con la ropa!

¡Me encantará leer vuestra opinión!

  • He decido comenzar por educarme y dejar de comprar piezas de Fast Fashion. Las gangas = barato = tela delgada, mal transpirable y mal hecha.
  • Artículos de calidad versus cantidad.
  • Invertir en marcas de ropa sostenibles. Si quiero comprar algo nuevo, investigar y apoyar marcas de ropa verdaderamente sostenibles. Pueden ser especialmente excelentes para lo básico.
  • ¡Ser creativa y divertirme con los desafíos de vestuario cápsula!
  • Aprender más sobre cómo cuidar la ropa: almacenamiento adecuado, limpieza y arreglos de ropa.
  • Cuando necesite un artículo contemplar también la opción de los artículos de segunda mano.
  • Fomentar la mentalidad de que si no creo que lo voy a usar al menos 30 veces, no lo compre.
  • ¡Alquilar! Alquilar ropa para ocasiones es una excelente opción cuando sabes que solo lo necesitas para una vez. En lugar de que 30 personas compren un vestido que no volverán a usar, ¡un vestido para 30 personas!
  • Y recordarme que las prendas de vestir más sostenibles son las que ya poseemos.

Como Joan Crawford dijo “Cuida tu ropa, como los buenos amigos que son”.

Chapanga.

Un comentario en “Minimalismo: es hora de una revolución de estilismo personal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s