Thinking about: 12 maneras de cuidarte.

Frecuentemente escucho a personas cercanas que necesitan tiempo para ellas mismas, para cuidarse.

La prisa nos invade y el día a día se nos llena de tareas y en breve vuelve a ser mañana, un nuevo día que se asemeja bastante al que ya tuvimos hoy.

La entrega al trabajo es maravillosa y el crecimiento que conlleva nos hace grandes. Sin embargo, a veces olvidamos llenar la vida también con lo de dentro y equilibrarlo con lo de fuera.

¿Cómo puedo asegurarme de estar recibiendo una dosis saludable de “mi tiempo”?

Buscar tiempo para nosotros, para conectar con lo que somos, para dejar que respire esa parte que simplemente ha venido a Ser.

¿Qué es lo que uno puede hacer todos los días para cuidarse, antes o después del trabajo?

He elaborado esta lista con 12 maneras de cuidarnos y que intento aplicarme durante la semana:

    Establecer ranuras de tiempo específicas cuando no trabajo. He establecido espacios de tiempo específicos en los que no voy a trabajar y, los reservo a disfrutar de mi familia y de mi misma. Estas ranuras son por la tarde de 6 a 9 p.m. Excepto alguna cita o evento a los que debo asistir, estos espacios de tiempo son sagrados para que pueda disfrutar de mi familia y no trabajar.
    Comenzar el día con meditación. Comienzo todas las mañanas con una breve meditación de 5-10 minutos usando una aplicación. La meditación me ayuda a visualizar las cosas por las que estoy más agradecida y me permite minimizar la negatividad y las distracciones. Encuentro que la meditación matutina aumenta mi autoconciencia y me ayuda a poner en perspectiva lo que realmente importa. También tiendo a ser mucho más positiva, enérgica y feliz.
    Hacer ejercicio. Aprovecho los fines de semana para levantarme temprano e ir al gimnasio. Aparte de los obvios beneficios para la salud me ayuda a despejar la mente.
    Obtener suficientes ZZZs. Los beneficios científicos del sueño son innumerables. Más sueño equivale a más felicidad, mejor salud y una mejor toma de decisiones. Sin mencionar que desintoxica el cerebro. Para ser más efectivos en el trabajo, es fundamental recargar nuestras baterías constantemente.
    Escribir. Esto es algo que me ayuda a reducir drásticamente mi estrés al mismo tiempo que me permite abrir mi mente a muchos detalles y oportunidades que de otra manera no hubiera notado.
    Hablar con amigos y familiares. Nuestros amigos y familiares son nuestros principales seguidores. Incluso si se tiene un día muy estresante y ocupado, descolgar el teléfono unos minutos solo para saludar a tu madre o a tu mejor amiga, y solo hablar sobre las cosas buenas que están sucediendo en nuestras vidas. Esto me mantiene conectada a tierra.
    Despertar lentamente. Estoy aprendiendo que soy mucho más feliz cuando tomo de 30 a 45 minutos para despertarme lentamente y ducharme antes de consultar el correo electrónico.
    Leer algo ficticio. Aprovecho los trayectos en transporte público para renovar la mente tomando un descanso y escapando a otro mundo. Leer historias de ficción estimula el lado derecho del cerebro, lo que provoca el pensamiento creativo. Ese estímulo puede hacer que nuestro día sea más suave, resuelve problemas de manera abstracta y, sobre todo, rejuvenece el alma.
    Hacer yoga. Siempre he sido una persona muy activa y en los últimos años practico yoga algunos días a la semana y eso ha cambiado mi vida. Es el único lugar donde mi teléfono está completamente apagado y mi mente está enfocada solo en mí. Es la forma más fácil de restablecer tu mente y tu cuerpo en 60 minutos.
    Escuchar un podcast. Encuentro que una de las mejores prácticas para tomar aire fresco y estimular mi cerebro es simplemente dar un paseo y escuchar un podcast con la aplicación que ahora viene de serie en el iPhone. Escucho temas relacionados con motivación, resiliencia, salud, educación…
    Ponerte un horario. Cuando te pones en tu agenda huecos para tí, no tendrás reuniones ni citas que te impidan cuidarte.
    Tener tiempo para jugar. Una de las mayores alegrías que puedo experimentar es jugar con mis hijos. Observarles, ver cómo se expresan, cómo piensan…es como tomar esa profunda y refrescante bocanada de aire marino después de un duro entrenamiento, pero mejor.

Ni que decir tiene que introducir estas tareas durante la semana muchas veces no es tarea fácil. La pereza o el cansancio puede hacer que nos lleve a acabar con estos buenos hábitos.

Para ello, yo me ayudo de la Regla de los cinco segundos. Una estrategia sencilla que me ayuda a vencer la procrastinación y mejorar mi rendimiento. Pero de ella os hablaré en otro post!

¿Qué otras tareas realizáis para cuidaros?

Me encantará conocer vuestros tips!

Feliz semana!

Chapanga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s