SLOW MOTION

Aunque lo intento he de decir que este año no he podido disfrutar del tiempo para mí que me gustaría. El ajetreo del día a día y las responsabilidades han ido llenando mi agenda y me ha costado no restar de ahí la porción de tiempo que me corresponde para lo que yo entiendo por cuidarme.

¿Os pasa de tener la continua sensación de ir acelerado, donde las horas parecen minutos? Recientemente estoy realizando un ejercicio que consiste en evitar decir en voz alta “no tengo tiempo”, palabras inconscientes que salían de mi boca como una consigna cargada de prisas.

Es increíble lo rápido que podemos perder el foco de lo realmente importante cuando nos adentramos en los micro mundos que creamos desde la frustración, cuando las cosas no salen.

Bajo la presión de conciliar, encajar  horarios laborales con disfrutar de un poco de vida personal: hacer deporte, pasar tiempo con la pareja, la familia, y desarrollar alguna afición, nos hemos convertido en corredores atrapados en una carrera contrarreloj que nos lleva al agotamiento.

Por suerte el tiempo es relativo y elástico. Tenemos la responsabilidad y la libertad de vivirlo con mejor actitud, de pisar el freno y ponernos en modo slow motion.

Para mí la clave está en aceptar que la jornada tiene las horas que tiene y en aprender a gestionar las tareas, actividades y necesidades que tengo desde la calma.

Me ayuda mucho el orden. Intento priorizar lo que debo atender sí o sí y lo que puede esperar o es menos importante y respetar un horario, creo que es la manera de poner límites.

Cada actividad merece su momento y otorgárselo es siempre un acierto. Tenemos el poder de detenernos a respirar y a estar en silencio.

Intentar desconectar para conectar. Y para esto me ayudo de pequeñas escapadas que me dan la vida y me permiten volver a encontrarme conmigo misma.

Cuando estamos de viaje la energía de la calma se expande a toda la familia y por eso estas escapadas se ha convertido en una necesidad.

Estar en contacto con la naturaleza y el mar nos llena de serenidad y alegría.

¿A ti también te pasa?

Gracias por estar ahí.

Nos leemos en septiembre,

¡Felices vacaciones!

Chapanga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s