Bienestar: La soledad

Aprovechando que se acerca la Semana Santa y muchos de nosotros disfrutaremos de unos días de descanso, quería hablaros de la importancia de dedicarnos momentos de soledad para recargar pilas y reforzar nuestro centro.

Es difícil desmontar la creencia de que la soledad es algo negativo. Por supuesto al hablar de soledad hay que diferenciar el estar solo como elección o sentirse sólo como vacío que entiendo que esto sí puede causar malestar y convertirse en algo dramático.

Muchas veces cuando hablo con amigos y saco este tema me doy cuenta que en general nos da miedo estar solos. Tenemos muchos prejuicios en torno a este tema y no está “bien visto” estar solo en un espacio público, convirtiéndose en un elemento de rareza.

¿Cómo es tu relación con la soledad?

A mí me encanta rodearme de otras personas, socializar y conversar. Esto sin duda conlleva un crecimiento personal. Pero también desde que tengo uso de razón he sentido una enorme necesidad de espacio personal, tanto físico como interior.

Me encanta pasar tiempo sola siempre que sea una elección. Soy feliz con los silencios y la calma de la madrugada cuando todos duermen con un café. Adoro reservarme un ratito para dar un largo paseo observando mi alrededor y perdiéndome por las calles de Madrid, visitando alguna exposición, me gusta cocinar con música y ducharme a oscuras para percibir el agua en la piel con más conciencia.

Me gusta dialogar conmigo sin interferencias. Proporcionarme momentos de soledad me aporta perspectiva y la paz interior que me permite convivir con el mundo sin perder mi centro.

El tiempo que paso conmigo misma es tiempo que paso con mis pensamientos, y lo disfruto mucho en este mundo de distracción. Cuando estoy sola, tengo la oportunidad de sopesar temas a los que he querido dedicar atención mental. O, simplemente, tengo la oportunidad de no pensar en nada, de apreciar el momento presente.

Tú eres tu mejor compañía. Dedicarnos momentos de soledad nos permite prestar atención a nuestro diálogo interno.

Pasa tiempo contigo. Para poder cambiar, no solo debemos actuar a nivel mental o cognitivo, sino también a nivel conductual. Programa una tarde solo, con tu propia compañía y si quieres, algún libro o película pero sin redes sociales. Ve al cine, a una exposición, a la playa, a la montaña, solo.

¡Feliz Semana Santa!

(Foto de #Pejac)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s