Mindfulness

Vivimos en un mundo lleno de distracciones, de nuevas tecnologías y aplicaciones que conllevan estar en contínuo aprendizaje y movimiento si no queremos quedarnos atrás. Esto creo que está muy bien porque nos permite ser muy multifuncionales pero, por otro lado, la desconcentración es contínua. Nos estamos acostumbrando a tener mil cosas en la cabeza y a estar bombardeamos por correos, whatsapps, llamadas, por no hablar de las veces que miramos las redes sociales para comprobar si ha sucedido algo relevante en el mundo… Esto hace que sea complicado centrarse al 100% en una sola tarea sin tener en la cabeza rondándonos todo el resto de cosas que tenemos pendientes por hacer.

La meditación y el mindfulness no son técnicas nuevas pero creo son muy necesarias en este mundo online en el que vivimos. Hay evidencias científicas que muestran cómo estas técnicas son muy efectivas y ayudan a mejorar el estrés, la ansiedad y a ser más creativos.

¿Qué es mindfulness? Mindfulness o ‘conciencia plena’ consiste en prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar. El cerebro se enfoca en lo que es percibido a cada momento, en lugar de proceder con la normal rumiación acerca del pasado o el futuro.

No soy una experta en este tema, pero a través del yoga he aprendido, y sigo aprendiendo, a escuchar y estar atenta a las señales que me da mi cuerpo. Tomar autoconciencia sobre mí misma, no solo a nivel físico si no también mental y emocional, me regala un bienestar de largo recorrido al que no quiero renunciar.

Cada vez más la meditación despierta en mí un mayor interés por indagar en este campo porque me apasiona la idea de controlar la propia mente y poder tener al alcance esta herramienta.

De momento me conformo con sólo concentrarme en la respiración y reconocer los pensamientos que van y vienen. Intento ser consciente de que existen y los dejo pasar.

Se puede realizar al despertar, quedándonos unos minutos más en la cama, en calma, retomando la conciencia de nuestro cuerpo sintiendo las primeras respiraciones de la mañana, cortitas y placenteras, sin pensar todavía en las tareas del día.

Se puede empezar con 10 minutos. Buscar un sitio confortable donde sentarnos, cerrar los ojos y centrar nuestra atención en la respiración sintiendo cómo el pecho y abdomen se mueven lentamente. Inhalar versus exhalar. ¿Cuánto tiempo empleas ¿3, 4 o 5 segundos?¿Las respiraciones las centras más en el pecho o en el estómago? Sólo respira y simplemente reconoce la inhalación y exhalación. Esto tiene un sorprendente efecto de calma.

Toma nota de lo que sientes. ¿Qué ruidos escuchas? El ruido de los vecinos, el tráfico de los coches en el exterior, el ruido de unas obras, el trino de un pájaro, el ladrido de un perro,… Pienso en cada parte individual de mi cuerpo y cómo lo siento.

Implementa esta rutina en tu vida diaria. ¿De verdad estamos tan ocupados que no podemos rascar entre 10/20 minutos para implementar el mindfullnes dentro de nuestro día a día? ¿Centrarnos en la respiración, nuestros sentidos y en lo que ocurre a nuestro alrededor en cada momento?

Esta sabia postura de mantenerse en el presente, el “menos es más” del budismo, es algo tan sencillo como difícil de conseguir. Parar y reflexionar también nos da la oportunidad de averiguar lo que de verdad queremos.

Buena semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s